Perros y gatos: cómo alejar a tus mascotas de tu cultivo de marihuana

Esta claro que estas dos cosas sencillas de la vida pueden hacernos muy felices, cultivar nuestra propia marihuana y convivir con una mascota. Pero, ¿qué hacemos cuando nuestro perro o gato se encariña tanto con nuestra planta que comienza a hacerle daño?

Como todos sabemos, tanto los perros como los gatos necesitan consumir hierba. Si tienen acceso a un patio, probablemente lo harán a diario. Por eso es importante tomar las medidas necesarias para evitar que nuestra planta de cannabis sea el plato principal. Para eso, acá van algunos consejos.

La magia no existe, así que si tu principal problema es la curiosidad de tus mascotas y su insaciable necesidad de escarbar la tierra, te recomendamos proteger el área de cultivo con una malla que impida el acceso. Aunque seguramente necesiten un espacio para poder satisfacer sus ganas de hacer pozos.

Que hurguen el suelo puede dañar las raíces de tu planta, pero también el simple hecho de que orinen tu cultivo sistemáticamente. La orina de gato es rica en amoniaco y nitrógeno, lo que podría afectar su rendimiento.

Otra cuestión común es que tus mascotas mordisqueen las hojas, en algunos casos generando podas que terminan deformando tu planta. Es algo natural, tanto perros como gatos consumen hierbas. No es algo que se pueda evitar, lo mejor es ofrecer otra fuente vegetal.

En caso de vivir en un ambiente más chico, en el que cultivas en macetas, una buena opción es sembrar “hierba gatera” en la base de tus plantas. Eso evitará que tu gato orine la tierra de la macte, tal vez se recueste en el lugar, pero su menú vegetal ya no será el cannabis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *